"En cuanto alguien busca la verdad se convierte en los ojos y la boca de Dios. Y por supuesto, se expone a que haya ateos que no crean en Dios."

viernes, 11 de febrero de 2011

BYE BYE MR. MUBARAK

          El día de ayer me topé con la BBC en la televisión y estuve enganchado al sonido del televisor durante varias horas (enganchado a la imagen es imposible con un niño pequeño). Lo que me mantenía pegado era la expectación, verdaderamente televisiva, de la alocución que el presidente de Egipto Mubarak iba a pronunciar ante el pueblo egipcio sobre sus intenciones futuras. Las declaraciones fueron de lo más decepcionantes: después de anunciar la promesa de no renovar tras las elecciones de septiembre y de transferir algunos poderes a su vicepresidente, mantuvo un discurso patriótico y nacionalista en la que no dejaba de anunciar la importancia de mantener la estabilidad del pais. No era demasiado nuevo en un dirigente que se había enquistado en el discurso del orden para justificar su permanencia en el poder, y había dejado correr el tiempo para intentar el desgaste de una oposición callejera que quizás preveía más débil y menos organizada de lo que ha sido.
        Pero la frustrante declaración fue un espejismo, y cuando precisamente abandoné las noticias de Egipto, me encuentro con que el vicepresidente recién asignado anunció hoy la renuncia del último faraón. Mubarak steps down, it´s the most beautiful day of my life!, anuncia un opositor de los últimos 18 días en macarrónico inglés. No es para menos. El futuro está definitivamente abierto para Egipto. Muy posiblemente mañana mismo se iniciará la ruptura del consenso, se pondrá sobre la mesa la tutela del ejército en el proceso de transición, se probará el poder modernizante de la juventud egipcia frente a los escarceos fundamentalistas y multitud de cosas más que un distante europeo no puede percibir desde una pantalla de ordenador. Pero hoy es sin duda, un día de celebración para ese país. Quién sabe si este acontecimiento histórico tiene una trascendencia similar a lo que fue la caída del muro de Berlín para los europeos en 1989: el tiempo, una vez más, nos resolverá las dudas que ahora empiezan a disiparse.  

- Why don't you help me after all the things I've done for America?
- At the end democracy always wins, my friend.
- Oh, fuck off.

No hay comentarios:

Publicar un comentario