El conocimiento os hará libres y las fronteras os harán gilipollas.

martes, 31 de marzo de 2009

A VUELTAS CON LA EDUCACIÓN.

La última hora de la clase del martes prometía. En 4ºC habían discutido la clase anterior temas de economía, política social e inmigración, alrededor de dos grupos, la conservadora Alianza Gaytán (Celia, Patricia, Antonio Cortés, Vela y Gaitán) y el PPJE (Jaime y Ernesto). Carmen hacía de moderadora. En el día de hoy se iba a hablar de educación.
El señor Antonio Cortés, sacó sus papeles, portándose como un auténtico diputado, y lanzó un discurso. A él le tuve que responder yo (y el error fue grave pues Gaitán me contestó que había roto la imparcialidad), ydespués todos los demás. Fueron saliendo cada uno de los temas, educación privada o pública, Bolonia sí, Bolonia no, religión y crucifijos, más autoridad al profesor o más libertad para el alumno... hasta que apareció el tema de EpC. La señorita Patricia, bien metida en su papel, hizo unas críticas que me parecen interesantes: los alumnos y el profesorado se toman a chirigota la asignatura, y la desacreditan por ellos mismos. Es una hora tirada a la basura en el horario escolar. El contenido de la asignatura debería ofrecerse desde la familia, por tanto, siguiendo aquí las consignas conservadoras. La pregunta de Patricia quedó clara como el agua: ha aprendido usted algo con EpC del año pasado?
Algunas de las respuestas más interesantes las ofrecieron Jaime y Charlie desde el público. Si la familia ofrece educación en valores, cómo se explica entonces que los adolescentes lleguen tan agresivos y poco domesticados a la escuela. Parece que es precisamente la educación en la familia la que está fallando y que se está obligando al profesor una tarea que no es la suya, la autoridad del padre. Charlie por otro lado asestó la puntilla diciendo que la familia no puede enseñar cosas que solo se pueden aprender en el colegio: estar con gente distinta a ti y con ideas diferentes a las tuyas. Se me ocurre pensar aquí que algunas familias, no todas naturalmente, actúan como un escudo protector contra ese mundo extraño al adolescente y en ocasiones llegan a maleducarlo.

La pregunta de Patricia sin embargo seguía rondándome en la cabeza por la tarde. Qué se aprende en estas asignaturas? Sin duda, no creo que lo más importante sean unos contenidos teóricos, conocer los derechos humanos o las desigualdades de género. Tiene que haber algo más, una actitud o un comportamiento, como por ejemplo era respetar el turno de palabra en el debate, moderado por ellos mismos, y escuchar a sus compañeros. Reconozco que yo estaba impresionado por la forma civilizada en la que se desarrolló todo aquello (a pesar de las salidas de tono de algunos) y la implicación de todos. Y pensaba lo que otras veces en una metáfora con el deporte: para jugar al fútbol, no importa conocer la forma del balón o los metros de ancho de la porteria, ni cuántas ligas ha ganado el Barca: lo que importa son las reglas de juego y respetarlas. En democracia, lo mismo, y empezando por la clase.

5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Me parece más correcta y coincido con ella en la postura del Partido "Alianza".
    Con la que estoy totalmente de acuerdo es con

    Patricia, pues sinceramente, la asignatura de EpC me parecía una auténtica chorrada, pero si hay que darla, se da.
    Sinceramente,Ética(aunque haya raíces de Epc)es algo diferente. Es distinto también por la forma en la que nos das, Ángel es muy amena y nos hablas sobre temas de actualidad, y te doy las gracias pues a mí, por ejemplo, me encanta la política.

    Álvaro Franco

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu comentario, Álvaro.
    Yo creo que Patricia tiene un punto de razón; al menos, en muchas ocasiones EpC es una hora desaprovechada en el horario escolar.

    Personalmente (desde mi experiencia), creo que en este tipo de asignaturas no solo es importante el profesor o el contenido de la materia (que a veces puede ser abstracto o alejado de nuestras preocupaciones cotidianas)sino también la predisposición de los alumnos. Me ha pasado en ocasiones que un mismo contenido en una clase resulta fabulosa, y en otra, a la hora siguiente, puede ser un desastre. El mismo debate de la educación lo tuvimos hace dos años, y fue una inutilidad. Este año, sin embargo, se lo han trabajado mucho. La sensación que te deja esto es muchas veces contradictoria.

    ResponderEliminar
  4. En primer lugar quisiera expresar mi interés por este proyecto felicitando al "filosofillo".

    Metiendome directamente en el tema, pienso que mi opinión no coincide del todo con tuya, Alvaro. Es posible que la asignatura de EpC pudo resultarte algo absurda (incluso puede que a mi también), pero si no se pone interés ni esfuerzo no se puede aprender. Para que una cosa mejore y avance necesita un apollo. Con esto no me refiero a esta asignatura en particular, sino a cualquiera. En respecto a la Ética, coincido plenamente en esa opinión.

    Un saludo

    Alejandro Félix

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu comentario, Alejandro. En cualquier caso, coincido contigo en que si no hay un esfuerzo determinado, el sistema educativo es imposible que funcione. Por muy interesantes (o aburridas) que puedan resultar las asignaturas.

    Angel.

    ResponderEliminar