"En cuanto alguien busca la verdad se convierte en los ojos y la boca de Dios. Y por supuesto, se expone a que haya ateos que no crean en Dios."

domingo, 20 de junio de 2010

QUE EDUQUEN OTROS...

Este articulito viene a ser una síntesis de todo lo que Helí Ovalle habla una y otra vez, en nuestra condición de docentes frustrados, así que para él van estas líneas con las que supongo que estará identificado. Nuestro cometido: preguntarnos el fracaso educativo de nuestra sociedad. Nuestro método: ver la evolución educativa de nuestro país.

Hace treinta años, todos trabajaban para un sistema educativo adecuado. Medios, sociedad, padres y profesores estaban codo con codo en una meta: la educación se consideraba un privilegio de clases acomodadas que por fin debía ser puesto al servicio de todos, y por tanto se tenía como altamente valorado. Aprovechar la oportunidad era cursar los estudios superiores para grupos que hasta entonces nunca habían soñado con acceder a un sistema educativo realmente universal. 

Lo primero que perdimos fue el medio. El enriquecimiento vino de partes de la sociedad que no necesitaban esfuerzo educativo alguno, y el alcanzar una cualificación educativa no conjuraba por completo el fantasma del paro; la sociedad del ocio se fue haciendo más y más compleja. La necesaria cultura impresa dejó de hacerse imprescindible en ese ocio cada vez más audiovisual, postmoderno, de miradas breves y escasa comprensión. El resultado: el adolescente, por naturaleza soñador, iluso e irreverente hacia la autoridad, sueña con dar un golpe de suerte en su vida sin esfuerzo alguno, en cualquiera de las descabelladas empresas que ve en su entorno audiovisual, por irreales que puedan parecer. El universitario, algo más centrado, considera la última etapa educativa como un medio fácil de prolongar su adolescencia, dejando para más adelante su encuentro con un futuro incierto y desagradable. Y el estado, en una ceguera incomprensible, se cree capaz de cambiar ese medio hostil a golpe de ley educativa.

Lo segundo que desapareció fueron los padres. Los padres han cedido su parcela educativa a los profesionales del sector, como si se tratara de un mero servicio que podemos contratar en cualquier centro comercial, y exigen después resultados en calidad de consumidores afectados, pero nunca como responsables directos.  Suena tópico decir que antes los padres se ponían siempre en favor del profesor, en caso de algún enfrentamiento con el alumno. Ahora, los profesores temen incluso más a los padres que a los propios alumnos, consideran enfermizas las ilusiones que proyectan en su descendencia y contienen la risa ante sus miradas idealizadas  sobre los hijos.  

Y en los últimos años, se puede percibir una nueva amenaza. Ahora corremos el peligro de quedarnos sin profesores. En la moda de la alta tecnología, se cree que si atiborramos de ordenadores nuestras aulas lograremos aumentar nuestra competencia educativa. Consecuencia: los ordenadores sustituyen a los profesores como referente educativo. Contamos la calidad de un centro solo por los medios que dispone, no por el capital humano que les da el uso adecuado. Pocos parecen haberse dado cuenta de la utilidad de un ordenador sin un buen software. O la mayor conveniencia de una pizarra digital, donde el profesor es el que dirige la clase. Y el resultado: antes habíamos conseguido analfabetos de letra impresa. Hasta ahora solo hemos cambiado un analfabetismo por otro: ignorantes informáticos que en su mayoría solo usan el ordenador para conectarse a redes sociales o jugar en red. 

La puntilla a esta situación puede darla la crisis económica. Si el recorte estatal empieza afectar seriamente a la educación, y al capital humano que en el trabaja, la posibilidad de remontar esta crisis desde el lado de la productividad y la creatividad estará sentenciada. A la conocida frase de nuestra tradición "que inventen ellos",  habría que añadir una muletilla nueva: "que eduquen ellos", sin saber quien será aquí el agente motor de la nueva educación. Una frase que de hacerse realidad, tendrá consecuencias todavía peores que la anterior.

5 comentarios:

  1. Estoy completamente identificado con todas y cada una de las líneas que has escrito. Abusando de tópicos: se puede decir más alto, pero no más claro. Que negro futuro nos espera... casi es preferible que triunfe una sanguinaria revolución, espero que a una distancia razonable de nuestra vidas, para poder volver a centrar a la clase dirigente y el conjunto de la sociedad en unos valores cohesivos que mejoren realmente la calidad de vida de nuestra sociedades y no sólo de fríos datos estadísticos que únicamente consuelan a los medios de comunicación.
    Que triste es la condición humana, a estas alturas de las Postmodernidad de mercado el único valor que está vigente es el "cinismo", malos tiempos para la lírica y la educación. Qué lucha!!!! Por cierto hecho de menos los desahogos peripatéticos por la ribera del Tormes o la llanada caceraña. Un abrazo, tú hombre afortunado, que puedes refugiarte en el espacio familiar...

    ResponderEliminar
  2. Yo también echo de menos los encuentros peripat
    éticos Helí y nuestros orgasmos intelectuales. Por teléfono apenas puedes comenzar con la inspiración (y eso que me diste la clave ayer para un par de desbarres, je je je). Falta la chopera del Tormes, las caminatas por la sierra de la mosca...

    ResponderEliminar
  3. Hola, tema apatte tema preocupante...

    ... mientras tanto a los JUBILADOS les han congelado la pensión y una nueva cortina de humo del gobierno se va extendiendo, ahora, con una versión no oficial que posiblemente no saldrá en la tv oficial

    Video:
    http://www.youtube.com/watch?v=bmR_zmjYYs0

    Se trata de una nueva versión del vídeo de los actores sobre las víctimas del franquismo y de los republicanos (tuvieron nuestros padres o abuelos un millón de muertos, hace 70años).

    JUNTOS PODEMOS lograr que esta versión llegue más lejos que la del odio. José Luis R Zapatero menos cortinas de humo (HOY tenemos casi 5 millones )

    QUITA EL SONIDO Y LEE ahora sí, ahora ya no hay bandos ya no hay sentimiento de odio .

    Pásalo por la paz, disolver la cortina de humo, darle difusión por el blog y/o a través de emails. HOY NO HAY GUERRA YA NO HAY BANDOS. Poner el vídeo, quitar la voz y LEER.
    Gracias

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué buen fresco de la realidad! Muy similar a la argentina, si bien por primera vez en la historia se ha invertido el 6% del PBI al presupuesto educativo. Este año aumentó un 25% la matrícula en escuelas públicas, exigencia para un subsidio mediante.
    El tema de fondo mepa que es el lugar social que tiene hoy el conocimiento. La formación académica ya no es un elemento de promoción, como bien decís, los jóvenes andan detrás de un salvo conducto económico de poco esfuerzo.
    Salud

    ResponderEliminar
  5. Hmmm.... Allí subís el presupuesto, aquí empieza a rebajarse, y no sabemos hasta donde. El futuro se ve bastante negro...

    ResponderEliminar