El conocimiento os hará libres y las fronteras os harán gilipollas.

domingo, 22 de mayo de 2011

LA DEMOCRACIA DE ROUSSEAU

Los ingleses se creen libres. Están terriblemente engañados. Son libres cuando eligen a los miembros del Parlamento; en cuanto éstos han sido elegidos, el electorado se esclaviza; no es nada.

                                                                 J.J. ROUSSEAU
                                                    
 
 
       He aquí una cita de un autor incómodo de ideología incómoda con el poder establecido, y que en el día de hoy y  lo ocurrido desde el15M nos ayuda a entender muchas cosas. El señor Tiburcio, aunque sienta más afecto por el moderado y sensato Locke, no puede dejar de sentir un cosquilleo de emoción con la cita que abre paso a la democracia radical, esa "democracia real" de la que tanto se habla en nuestro país durante los últimos días. Lo que pasa es que no todos los días pueden ser tempestad, ni las plazas públicas serán el ágora eterna. Está por ver lo que pasará a partir de hoy, cuando Mr. Locke regrese a la arena política y tome  nota -o no- de lo dicho en estos fructíferos días de tormenta.

3 comentarios:

  1. ¡Hola! ¡Me gusta tu blog!
    Me gustaría hacerle una pregunta, si no es molestia(tú haz la pregunta,¡otra cosa es que te conteste!)
    Veo que se ha licenciado en filosofía, asique... ¡ahí va!
    Le muestro un extracto de mis apuntes, algo que no termino de entender.
    Con respecto a la falacia naturalista, David Hume:

    ''Del hecho de que la ciencia demuestre que todos los hombres son iguales no se sigue que todos los hombres deban tener los mismos derechos y a su vez de la desigualdad no se sigue que deberían ser desiguales socialmente hablando. El fundamento ético no lo encontramos en el orden natural. El que sean o no iguales socialmente hablando es una cuestión de otra índoledistinta a la cuestión del conocimiento que sobre ese asunto nos aporte la naturaleza.''

    Lo único que me ha quedado claro de este tema es que los fundamentos de los juicios morales pertecen al sentimiento...

    Si fuese un loro añadiría a esta última parte: por lo tanto la ley moral no es un apriori ni un hecho natural.

    Pero da la casualidad de que mi intelecto es un tanto limitado, asique no puedo permitirme el lujo de aprendérmelo de ''pe'' a ''pa''.

    ¿Sería usted tan amable de darme una explicación?



    Por cierto, ¡genial la canción!

    ResponderEliminar
  2. Uff, me coges algo pillado de tiempo.
    En cualquier caso, la falacia naturalista se tiene que comprender como la imposibilidad del paso de un juicio descriptivo (todos los hombres son iguales por naturaleza) a uno de tipo prescriptivo (todos los hombres "deben" ser iguales y tener los mismos derechos). Es decir todas las éticas materiales o naturales se borran de un plumazo, y efectivamente una ley moral nunca puede ser un hecho natural. Toda la tradición griega y cristiana se pone en entredicho con la crítica de Hume y naturalmente con el cuestionamiento de que la razón nos pueda valer como delimitadora de lo bueno y lo malo.
    Esto lo entendió perfectamente Kant, que quedó obligado a rehacer la ética desde postulados puramente prescriptivos: el deber por el deber, una ética formal, previa a toda experiencia empírica y universal. Podemos decir que la formulación del imperativo categórico kantiano es un intento de escapar a las críticas de Hume tanto del emotivismo como de la falacia naturalista.
    Quizás te puedan valer mis apuntes de clase, aunque no tengo mucho escrito sobre este asunto: hay un link en la barra de la derecha, consúltalo para lo que quieras...

    Saludos...

    ResponderEliminar