El conocimiento os hará libres y las fronteras os harán gilipollas.

miércoles, 20 de abril de 2011

EL SILENCIO SEGÚN TIBURCIO

El silencio en la filosofía: hacemos de un
 buen método una mala conclusión
a nuestras pesquisas.
      ¿Es el silencio distintivo del sabio o del cobarde? – se pregunta Tiburcio - El silencio voluntario, se comprende, no el amordazamiento. Se ha entendido habitualmente al silencio como una actitud inteligente, el reconocimiento de no saber algo, la humildad socrática que acompaña a todo aquel que es consciente de su ignorancia. El silencio fue magnificado por los estoicos, que defendían que había que escuchar más que hablar, en relación con el número de orejas y bocas que tiene el ser humano. La actitud callada fue distintivo de ascetas y monjes de muy distintas religiones para forjar una relación auténtica con Dios: sin silencio no hay meditación. Después de siglos de excesivo parloteo filosófico, el silencio fue magnificado por los dos gigantes de la filosofía del pasado siglo: Wittgenstein y Heidegger, cada uno a su forma y por distintas razones. El escéptico, en fin, concluye Tiburcio, se decanta por el silencio como la mejor respuesta filosófica
       Pero cuando el silencio no nos permite actuar por miedo a la equivocación, por prudencia ante el exceso de información, acaba convirtiéndose en pasividad. El silencio, la abstención de juicio, el prejuicio liberal y postmoderno a favor de la neutralidad se convierte entonces en complicidad, en jugada perfecta de quienes buscan mantener intereses callados pero manifiestos. El silencio se hace ley por acuerdo de todas las partes y no hace falta autoridad alguna para imponer sentencia alguna. Se convierte en la más sutil de las dictaduras, porque deja al que se atreve a hablar en una soledad absoluta que suena casi a carcelaria...
      - Al menos aquí, el silencio se rompe cuando el Real Madrid gana un título, digo yo para contrarrestar tanto pensamiento oscuro.
      - Y para colmo, ahí tampoco puedo decir nada, porque soy del Barcelona.
      - El silencio es el reconocimiento de la derrota, entonces...
      El señor Tiburcio resopla y se queda mirando al infinito.
      - Ojalá todas las derrotas fueran como esa.

1 comentario:

  1. LA PAIDEIA GRIEGA DE CRISTO: La semana santa es tiempo de recogimiento, meditación, ejercicios espirituales y rectificación: La paideia griega tenía como propósito educar a la juventud en la virtud (desarrollo de la espiritualidad) y la sabiduría (cuidado de la verdad), mediante la práctica continua de ejercicios espirituales (cultivo de sí), a fin de prevenir y curar las enfermedades del alma. El educador, utilizando el discurso filosófico y la discusión de casos y ejemplos prácticos, más que informar trataba de inducir transformaciones buenas y convenientes para si mismo y la sociedad, motivando a los jóvenes a practicar las virtudes opuestas a los defectos encontrados en el fondo del alma, a efecto de adquirir el perfil de humanidad perfecta (cero defectos) __La vida, ejemplo y enseñanzas de Cristo coincide cien por ciento con el currículo y objetivo de la filosofía griega. Y por su autentico valor pedagógico, el apóstol Felipe introdujo en los ejercicios espirituales la paideia de Cristo (posteriormente enriquecida por San Basilio, San Gregorio, San Agustín y San Clemente de Alejandría, con el currículo y la metodología de los filósofos greco romanos: Aristóteles, Cicerón, Diógenes, Isócrates, Platón, Séneca, Sócrates, Marco Aurelio,,,), a fin de alcanzar la trascendencia humana (patente en Cristo) y la sociedad perfecta (Reino de Dios). Meta que no se ha logrado debido que la teología judeo cristiana fruto de la unión de la paideia de Cristo con Antiguo Testamento, al apartar la fe de la razón, castra mentalmente a sus seguidores extraviándolos hacia la ecumene abrahámica que conduce al precipicio de la perdición eterna (muerte espiritual)__ Es tiempo de rectificar y retomar la paideia griega de Cristo, separando de nuestra fe el Antiguo Testamento y su teología fantástica que han impedido a los pueblos cristianos alcanzar la supra humanidad. Pierre Hadot: Ejercicios Espirituales y Filosofía Antigua. Editorial Siruela. http://www.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DEL-ESTADO-LA-IGLESIA-Y-LA-SOCIEDAD

    ResponderEliminar